Para cualquier detective privado es de vital importancia contar con la última tecnología y herramientas de espionaje adecuadas a las exigencias de cada investigación, como cámaras ocultas, micrófonos o cualquier otro tipo de artículos de espionaje, fundamentales en el desarrollo de todo tipo de  investigación independientemente de si es de índole empresarial o familiar.

Son innumerables las posibilidades que traen consigo las nuevas tecnologías y el continuo desarrollo de mejores herramientas de espionaje. Esta tecnología facilita el trabajo del detective privado para la consecución de los resultados deseados, trabajo que hasta hace unos años se hacía de forma tediosa y muy lenta.

Con los avances de hoy en día, un detective privado puede realizar diferentes tareas de espionaje con un solo dispositivo. Por ejemplo, con un teléfono móvil es posible realizar grabaciones de audio y videos, fotografías, geolocalizaciones, etc…. Hasta hace pocos años, todas estas operaciones  requerían para su ejecución contar con múltiples dispositivos y herramientas de espionaje diferentes para cada situación.

A pesar del sinfín de herramientas de espionaje que existen actualmente a disposición de los detectives privados, no debemos olvidar que en todo momento se deben de respetar los derechos fundamentales de las personas y todas las investigaciones deben  realizarse con estricta observación del marco legal existente.

Cuáles son los artículos de espionaje más comunes

Existe una gran cantidad de artículos de espionaje y dependerá del objetivo de la investigación la utilización de cada uno de ellos, pero podemos mencionar algunos:

  • Cámaras ocultas en diferentes dispositivos como relojes, bolígrafos, despertadores, llaveros de coche, etc…

  • Detectores de “pinganillo” y audífonos.

  • Micrófonos de pared.

  • Detectores de huellas.

  • Localizadores GPS.

  • Detectores de micrófonos.

  • Detectores de transmisores.

  • Detectores de frecuencias.

  • Detectores de cámaras ocultas.

Cámaras ocultas

Existe un amplio elenco de normas que regulan el uso de cámaras ocultas y que, como es obvio, el detective debe de cumplir y observar cuando está inmerso en una investigación y sea necesaria la utilización de cámaras ocultas o alguna herramienta de espionaje.

No es posible utilizar cámaras ocultas cuando ello implique una vulneración de los derechos fundamentales de las personas, ni tampoco cuando no se tenga  un interés legitimo para realizar dicha investigación por parte de la persona que hace el encargo de la misma.

No solamente existe legislación para la utilización de cámaras ocultas, sino también para el tratamiento de los vídeos e imágenes recopiladas mediante dichas cámaras. Todas estas imágenes deben regirse por el Reglamento General de Protección de Datos vigente en materia de obtención, tratamiento y almacenamiento de información de carácter personal.

Ahora bien, cuando un detective utiliza una cámara oculta es primordial para su correcta ejecución que la persona objeto de la grabación no detecte que está siendo grabada. De esta forma, son muy empleadas las conocidas como minicámaras ocultas, que dificultan ser descubiertos cuando estamos trabajando en una investigación.

Existe una gran cantidad de modelos, precios y tamaños de cámaras ocultas que según los recursos y objetos de la investigación se podrán utilizar. Fundamentalmente, el criterio de un detective especializado es emplear aquellas cámaras o dispositivos de espionaje que más se adecuen a los resultados que se quieren obtener y al entorno donde se han de emplear.

ctx detectives privados

Entrada anterior
La Investigación sobre una infidelidad de pareja
Entrada siguiente
¿Cómo descubrir una infidelidad o cómo saber si tu pareja te engaña?
Menú