analisis correos electronicos detectives privados

Los correos electrónicos se han convertido hoy en día en una de las principales pruebas que se presentan en sede judicial para esclarecer un hecho o aclarar una conversación entre dos o más partes. Ahora bien, ¿tiene validez judicial la presentación de un correo electrónico?, ¿podemos certificar la integridad del contenido de un correo electrónico?.  Es importante tener claro cómo y quién debe de analizar y presentar como prueba judicial un correo electrónico para evitar su impugnación por el juez. Descubre en qué consiste el análisis forense del correo electrónico como prueba judicial.

Una evidencia digital como lo es un correo electrónico, es un tipo de prueba que puede ser fácilmente manipulable. Así, sólo hace faltar descargar lo que se denomina en lenguaje técnico “la cabecera” de un correo electrónico, abrirlo con el bloc de notas y modificar el código “MIME” para alterar datos como pueden ser la fecha, la hora de envío, los remitentes y destinatarios e incluso el propio contenido del mensaje, con todas las consecuencias que ello puede conllevar para los perjudicados por este engaño digital. De allí la importancia del análisis forense de correos electrónicos.

Lamentablemente, es increíble verificar como aumenta el número de falsos profesionales, peritos informáticos y detectives privados que, en muchos casos, mediante la referida modificación del código de “las cabeceras” de los correos electrónicos, intentan favorecer a sus clientes, incumpliendo la obligación de imparcialidad, vulnerando la ley y perjudicando a ese mismo cliente que ha confiado en su profesionalidad. Presentar una falsa prueba no solo puede generar perder un caso, sino que podemos estar cometiendo o participando en un delito.

Correo electrónico como prueba judicial

Cuando aportamos un correo electrónico como prueba en un proceso judicial, debemos ser conscientes que la otra parte puede impugnar la autenticidad de dicha evidencia alegando la facilidad con la que puede generarse una supuesta comunicación por correo electrónico e imprimirla y acreditarla como real. También pueden aducir que con la presentación de dicha prueba se está vulnerando el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones de su cliente.

Ante este tipo de alegaciones, una agencia de detectives privados debe conocer la jurisprudencia actual que establece que una vez enviado el correo electrónico su contenido deja de pertenecer al emisor. Por tanto, una vez finalizada la comunicación en sí misma no hay secreto de comunicaciones, lo que no implica que no se pueda vulnerar el derecho a la intimidad. En cualquier caso, y salvando la sana crítica y el examen de los letrados, la existencia de un acto de comunicación permite a cualquiera de los involucrados la aportación de una prueba que acredite dicha comunicación en un procedimiento judicial.

¿Cuál es el valor de un detective privado en la custodia de un correo electrónico?

Los detectives privados de CTX están especializados en periciales informáticas, por lo que cuando presentamos un correo electrónico o cualquier otro tipo de documento electrónico como prueba en un proceso, sabemos que la otra parte puede impugnar la autenticidad de dicha evidencia.

En estos casos se alega la facilidad con la que puede generarse una supuesta comunicación por correo electrónico (o whatsapp) e imprimirla y acreditarla como real. Otra argumentación frecuente que la otra parte puede hacer, es la violación del derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones de su cliente al presentar dichas pruebas.

Ante este tipo de alegaciones, los detectives privados deben conocer la jurisprudencia actual. La ley indica que, una vez enviado el correo electrónico, ya no pertenece su contenido al emisor. De esta forma, una vez finalizada la comunicación en sí misma no hay secreto de comunicaciones, lo que no impide que se pueda vulnerar el derecho a la intimidad.

En cualquier caso, y teniendo en cuenta el criterio de los letrados, la existencia de un acto de comunicación permite a cualquier de los involucrados la aportación de una prueba que acredite dicha comunicación en un procedimiento judicial.

Si consideras que dispones de una evidencia digital clave para el proceso judicial en el que estás inmerso, contar con un equipo de detectives privados profesionales es imprescindible. Ellos harán una correcta extracción, análisis y presentación de esa evidencia digital, que puede ser decisiva para una resolución favorable a tus intereses.

¿Qué es el análisis forense de un correo electrónico?

Cuando hablamos del análisis forense de un correo electrónico nos referimos al análisis de la veracidad de dicho correo. Así, se estudian minuciosamente las cabeceras del correo para comprobar que no ha existido ninguna manipulación en la prueba presentada en sede judicial.

Valor probatorio de un correo electrónico

Las evidencias digitales se rigen por los principios generales para cualquier documento privado como medio de prueba según el art. 325 Ley de Enjuiciamiento Civil. Aunque existen ciertas especificaciones que cualquier Detective Privado deberá tener en cuenta al tratar con evidencias digitales.

El artículo 325 de la Ley de Enjuiciamiento Civil remite al artículo 268 para conocer la forma de presentación de los documentos privados y el criterio general es el de la presentación original o mediante copia autenticada por fedatario público, bastando copia simple del documento privado siempre que no sea cuestionada por las demás partes. Es decir, podemos presentar un “pantallazo” autenticado por un fedatario público, siempre que la otra parte no cuestione su autenticidad, en caso contrario será necesario presentar un informe pericial donde se haga constar la veracidad de dicha prueba. (Art. 326 Ley de Enjuiciamiento Civil).

Es posible según el artículo 382 Ley de Enjuiciamiento Civil, la aportación al proceso como medio de prueba de cualquier instrumento de filmación, grabación y semejantes, refiriéndose a la reproducción de la palabra, el sonido y la imagen y de los instrumentos que permiten archivar y conocer datos relevantes para el proceso.

Condiciones que tienen que cumplir los correos para ser válidos como pruebas

Un detective privado debe conocer el proceso de extracción y análisis de un correo electrónico si desea presentar este tipo de evidencia como prueba en un proceso judicial.

Pero ¿cuándo debemos utilizar un correo electrónico en un proceso judicial?. Será necesaria la utilización como evidencia de los correos electrónicos en diversas situaciones, como pueden ser:

  • Para comprobar que ha existido una comunicación entre las partes.
  • Para identificar al remitente y al destinatario de dicho correo.
  • Para atestiguar la veracidad del contenido.
  • Para verificar que el correo presentado no ha sufrido alteraciones o manipulaciones.

El correo electrónico a analizar puede estar ubicado en las siguientes plataformas:

  • Hotmail.
  • Gmail o Google Mail.
  • Yahoo.
  • Microsoft Outlook o Exchange.
  • Plataforma de Webmail.

La forma de extracción que deba utilizarse dependerá de la plataforma en que se encuentre alojado el correo electrónico,

En el análisis de un correo electrónico, la información a extraer es lo que se conoce como “cabecera de correo electrónico” o “encabezado de un correo electrónico”.

Todos los correos electrónicos incluyen un bloque de texto al comienzo que se denomina “encabezado”. El encabezado contiene detalles sobre el mensaje, incluyendo información del remitente, información del destinatario, los servidores que procesaron el mensaje durante su trayecto desde el remitente al destinatario, etc…

Si vamos a utilizar este tipo de prueba digital, debemos tener cuidado con la cadena de custodia para evitar que la prueba sea impugnada o invalidada en un proceso judicial. Es por eso que la extracción de las cabeceras de un correo electrónico debemos realizarla delante de un fedatario público o notario, para que levante un acta notarial del proceso que ha seguido el detective privado para la extracción de la evidencia, mostrando así que la evidencia no ha sido manipulada ni alterada.

Una vez extraída la cabecera de correo, se guarda o exporta en un archivo .TXT, y sacaremos el HASH de dicho archivo antes de guardarlo en un pendrive o memoria externa que quedará en posesión del notario por si el Tribunal exige otra diligencia pericial para la comprobación de dicha prueba.

En una cabecera de correo electrónico existen ciertos parámetros que debemos  comprobar para su certificación según las necesidades del cliente. Entre ellas podemos encontrar:

Return-Path: Dirección de respuesta.
Resent-from: Mensaje reenviado por el usuario especificado.
Resent-to: Mensaje reenviado al usuario especificado.
Resent-date: Fecha y hora de reenvío del mensaje.
Received: Cada vez que el mensaje pasa por un servidor aparece este campo de datos, especificándose el nombre del servidor, su IP, el programa de correo utilizado y la fecha y la hora en que se recibió en el servidor.
Message-Id: Nº de identificación del mensaje. Se trata de un número único que lo distingue de cualquier otro mensaje enviado por la red.
Date: Fecha y hora de envío del mensaje.
From: Remitente original del mensaje.
X-Originating-IP (Received) IP de quien envía el mensaje
Subject: Asunto del mensaje.
To: Destinatario del mensaje.

Un detective privado nunca deberá acreditar o especular sobre el contexto del contenido de un correo electrónico, solamente podrá acreditar que no ha sufrido ningún tipo de manipulación o alteración.

¿Qué es el código MIME de un correo electrónico?

El código MIME hace referencia al código fuente de un email, donde se esconde información valiosa como son los encabezados. Se puede usar esta información para solucionar problemas de distribución, de contenido y de veracidad.

Pueden falsificarse los correos electrónicos

Cualquier evidencia digital presentada como prueba en sede judicial puede falsificarse o manipularse, es por eso que es imprescindible que la presentación de dichas evidencias sea mediante un informe pericial informático realizado por un detective especializado o bien un perito informático, de esta forma evitaremos que sea impugnada en sede judicial.

¿Es obligatorio el peritaje de correos electrónicos?

Siempre que se quiera presentar un correo electrónico como prueba en sede judicial es imprescindible, pero no obligatorio, presentarlo mediante un peritaje informático.

¿Se puede anular como prueba un correo electrónico?

Si no es presentado correctamente mediante un informe pericial la prueba puede anularse.

¿Qué pasaría si el perito informático no está legalmente habilitado?

Su informe y por consiguiente la prueba digital como un correo electrónico, no tendría validez en un proceso judicial

¿Por qué confiar en CTX Detectives?

En la Agencia de Detectives CTX contamos con profesionales especializados en periciales informáticas que bajo un riguroso control salvaguardan cualquier tipo de evidencia digital, respetando en todo momento la cadena de custodia para poder  presentar las pruebas y evidencias con todas las garantías en un proceso judicial.

ctx detectives privados

Entrada anterior
Análisis forense de dispositivos móviles
Entrada siguiente
Certificación de conversaciones de Whatsapp como prueba en juicios
Menú
Call Now Button