detectives morosidad

Una de los servicios de investigación menos conocidos que puede desarrollar un detective privado, es la obtención de información para la resolver casos de morosidad, ya sea entre particulares o en el ámbito empresarial.

Coloquialmente, se entiende por morosidad aquella falta de puntualidad o retraso en el pago de una cantidad económica acordada para su abono en un tiempo determinado con el acreedor.

Así, “moroso” puede serlo tanto una persona física o individual como una persona jurídica o empresa.

La crisis económica internacional, y que ha también ha sufrido España en los últimos años, ha provocado que la economía privada y las empresas tengan grandes dificultades para hacer frente, en los plazos establecidos, a los pagos acordados con entidades bancarias u otro tipo de acreedores.

Cuando hablamos de morosidad, debemos distinguir distintas tipologías de morosos:

  1. Morosos intencionados: Este tipo de morosos son aquellos que no pagan simplemente porque no quieren pagar. Disponen de los medios para poder hacer frente a los pagos pero no desean hacerlo. Cuando se les hace frente para exigirles el pago de la deuda, suelen ser lo más problemáticos e intentan mantener la deuda durante el mayor tiempo posible.
  2. Morosos fortuitos: Son aquellas personas que realmente quieren pagar su deuda pero no cuenta con los medios para poder realizarlo. Este tipo de morosos suele tener problemas de liquidez durante un intervalo de tiempo. En el caso de profesionales o autónomos morosos, suele deberse a que ellos mismos están sufriendo problemas de morosidad por la falta de pago de sus propios clientes, dándose por tanto la “paradoja circular” de que al ser acreedores impagados esto les genera a su vez falta de liquidez que les impide hacer frente a sus propias obligaciones .
  3. Morosos incompetentes: Son aquellas personas que disponen de los medios para poder pagar sus deudas pero simplemente no lo hacen por falta de organización.

Se podría hablar de más prototipos de morosos que han hecho de la morosidad un modo de vida, como los casos de empresas o personas que ni siquiera muestran interés o quieren saber lo que deben ni cuando tienen que pagarlo y no tienen intenciones de hacer frente sus obligaciones.

¿Cómo me puede ayudar un detective ante un caso de morosidad?

Si tenemos el infortunio de encontrarnos ante un cliente moroso y sospechamos que cuenta con medios económicos suficientes para poder hacer frente a sus obligaciones, un detective privado nos puede ayudar a obtener las pruebas idóneas para poder demostrarlo en un proceso judicial y así, por vía legal, forzar el pago de la deuda.

Un detective privado en casos de morosidad puede aportarnos información y datos objetivos que nos permitirán saber dentro de qué tipología se encuadra nuestro deudor moroso y determinar su solvencia económica real, su incompetencia o bien su mala fe para realizar el pago.

A nivel particular podemos encontrarnos por ejemplo con personas que no quieren pagar o no pueden hacer frente al alquiler de un piso, de un coche, etc…

Los autónomos también sufren las consecuencias de la morosidad cuando un cliente no cumple con sus obligaciones contractuales para el pago de los servicios prestados.

En algunas ocasiones el verdadero problema es localizar al deudor por desconocer donde tiene fijada su residencia. En realidad para poder gestionar la reclamación de una deuda, ya sea por vía amistosa o por vía judicial, es fundamental determinar el lugar donde se encuentra el domicilio del deudor moroso y para facilitar esa localización es esencial recopilar la mayor cantidad de datos respecto a la persona o compañia objeto de la investigación.

El detective para realizar este tipo de investigaciones partirá de los datos aportados por la persona o entidad perjudicada. Con base en esa información desarrollará toda la estrategia de localización empleando los recursos humanos y las herramientas técnicas que sean precisas y acudiendo a la mayor cantidad de fuentes posibles a fin de obtener los resultados que interesan a su cliente (localización del deudor, determinación de su patrimonio, fuentes de ingresos, etc…).

Como se ha indicado, el detective obtendrá información a través de fuentes abiertas (OSINT) datos públicamente accesibles en Internet combinando tanto fuentes de información de la Internet profunda y de la Internet de fácil acceso. Toda esta búsqueda en los diferentes registros públicos, deberá ser verificada posteriormente con trabajo de campo.

El fin último de la investigación es la localización del deudor que incumplió o se retrasó en el pago, comprobar su nivel de vida real, donde vive, vehículos que usa, si trabaja, etc… En resumen, acreditar de forma objetiva y comprobable la mayor cantidad de datos posibles para que el acreedor pueda ejercer las acciones que considere oportunas dentro del marco legal vigente para la reclamación y cobro de la deuda, entrando dentro de la función del detective privado la ratificación de su informe en sede judicial.

ctx detectives privados

 

 

Entrada anterior
Detectives privados contra los fraudes a las compañías de seguros
Entrada siguiente
Las investigaciones patrimoniales
Menú