La llegada de lo que conocemos como “Smartphone” o teléfono inteligente ha cambiado por completo la forma y los medios que utilizamos para comunicarnos, e incluso nuestro propio concepto de intercomunicación. Ahora con el uso de Internet, el móvil ha pasado de ser un dispositivo solamente para realizar llamadas a convertirse en el epicentro de la forma de comunicarnos y relacionarnos en nuestra vida diaria.

Accedemos a nuestras redes sociales, correo electrónico, visitamos páginas web, intercambiamos mensajes en las diferentes aplicaciones, etc… en otras palabras, nos hemos vuelto personas dependientes de la tecnología a través de nuestro dispositivo móvil.

Nuestros móviles acumulan tanta información sobre nuestra vida, que no es de extrañar que en muchas ocasiones sean una tentación, un objetivo esencial como modo para controlar la vida de los demás, o en este caso para conocer la intimidad de nuestra pareja o ex pareja, ya que es suficiente espiar el móvil de la pareja para poder tener monitorizada, prácticamente, toda su vida y movimientos.

Cada vez es más común en las investigaciones de índole familiar encontrarnos con encargos para comprobar si alguien nos ha instalado algún software con el objetivo de espiar nuestro móvil.

Ahora bien, las personas que realizan estas acciones de espionaje no son conscientes que están cometiendo un delito, ya que espiar el móvil de tu pareja está penado por nuestro Código Penal.

¿Se puede espiar un teléfono legalmente?

Aunque es cierto que para espiar el móvil de tu pareja es imprescindible tener una serie de conocimientos informáticos para poder llevar a cabo dicha actuación, lamentablemente en Internet se pueden encontrar tutoriales con diferentes formas y técnicas para poder espiar el móvil de tu pareja.

Hay que destacar que todas esas formas de espiar el móvil de tu pareja suponen un ataque a los derechos fundamentales que tenemos todas las personas, como el derecho a la intimidad y al secreto de las telecomunicaciones.

Espiar en el móvil de tu pareja y, más aún, obtener información confidencial si su consentimiento, es siempre un delito.

Existe otro gran problema, el desconocimiento informático con el que cuenta la víctima de este tipo de delito. En general, somos desconocedores de las diferentes formas en las que se puede vulnerar nuestra intimidad a través de un dispositivo móvil. Aceptar cualquier tipo de fotografía o vídeo que nos envían a través de Whatsapp, abrir un correo electrónico de un remitente desconocido, instalar aplicaciones de un proveedor anónimo, o bien, el error más sencillo y que se comete más a menudo, dejarle nuestro móvil a otra persona o bien facilitarle las contraseñas, son formas de abrir la puerta a nuestra intimidad. No somos conscientes que de esta forma estamos dando libre acceso a nuestro dispositivo y pueden instalarnos cualquier software espía sin ningún problema.

Cómo saber si me espían el móvil

Hay situaciones en las que estadísticamente está comprobado que hay un mayor riesgo de intentos de espionaje o de acceder al móvil de la pareja. Ejemplo típico es cuando se acaba una relación sentimental. También habrá que estar atento a aquellas situaciones en que notamos que nuestra pareja tiene conocimientos de una información o datos de nuestra vida privada que nosotros no hemos compartido con ella. Estos indicios han de despertar nuestras alarmas y plantearnos la posibilidad de que estemos siendo víctimas de un espionaje sobre nuestro dispositivo móvil.

Situaciones como cuando alguien o nuestra propia pareja, conoce con quien hemos hablado, con quien nos enviamos mensajes por Whatsapp, nuestros contactos, nuestras redes sociales, etc., son indicios potentes para sospechar que nos están espiando el móvil.

¿Cómo puedes detectar las aplicaciones espías?

Aunque existen formas “caseras” para poder detectar estas aplicaciones espías, estos métodos domésticos no son 100% fiables. La mejor opción y la más recomendable, es contratar los servicios de un detective privado especializado y con conocimientos de informática forense, o bien un perito informático, para que proceda a realizar un peritaje informático exhaustivo, analizando nuestro dispositivo móvil en busca de cualquier aplicación o software sospechoso que pueda estar vulnerando nuestros derechos fundamentales a la intimidad y al secreto de las comunicaciones.

ctx detectives privados

Entrada anterior
¿Qué puede hacer un detective privado en casos de acusaciones falsas?
Entrada siguiente
Cómo actuar en caso de suplantación de identidad en redes sociales
Menú