A la hora de contratar un detective privado son muchas las empresas, abogados y personas físicas que aun dudan sobre la validez de las pruebas e informes aportados por un detective en el proceso judicial.

La Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 299, nos habla sobre los medios de prueba en un proceso judicial:

“ARTÍCULO 299: Medios de prueba.

1. Los medios de prueba de que se podrá hacer uso en juicio son:

1. Interrogatorio de las partes.

2. Documentos públicos.

3. Documentos privados.

4. Dictamen de peritos.

5. Reconocimiento judicial.

6. Interrogatorio de testigos.

También se admitirán, conforme a lo dispuesto en esta Ley, los medios de reproducción de la palabra, el sonido y la imagen, así como los instrumentos que permiten archivar y conocer o reproducir palabras, datos, cifras y operaciones matemáticas llevadas a cabo con fines contables o de otra clase, relevantes para el proceso.”

Toda aquella información que sea de carácter documental mediante la palabra, el sonido o la imagen y que pueda obtener un detective privado a través de sus investigaciones, es considerada como una prueba del carácter de “documento privado” o, incluso, como un “dictamen de perito” siempre que el detective tenga la formación y la acreditación necesaria para poder emitir un informe de peritaje informático.

En consecuencia, en un proceso judicial a la hora de ratificar un informe, el detective privado, y según la finalidad de su informe, puede tener una participación en ese proceso en calidad de testigo o bien de perito.

El informe del detective como medio de prueba.

Hay que tener claro que el objetivo del informe de un detective es relatar una serie de hechos en los que el investigador narra lo que ha visto y escuchado durante el proceso de la investigación. Así, se realiza un relato secuencial y ordenado sobre las diversas actuaciones y situaciones observadas relacionadas con el objeto de la investigación.

El informe de un detective es considerado un testimonio documentado, es decir una “testifical por escrito” de unos hechos determinados. El detective es testigo de unos hechos que se han producido y plasma su testimonio en un informe de investigación que luego deberá ser ratificado en sede judicial.

Pero es importante no confundir los conceptos, el detective no es la prueba sino su informe, los videos, las fotografías y los documentos que puede aportar a la investigación.

Ahora bien, para evitar cualquier duda sobre la veracidad de las pruebas mostradas en el informe, un detective profesional se va a apoyar en material multimedia para corroborar lo que está escrito en ese informe y evitar que pueda ser impugnado por la otra parte. En otras palabras, si en el informe dice que el objeto “A” se movió hacia el sitio “B” y tengo un video que lo demuestra, no habrá duda de la veracidad de la prueba.

Como ya se ha indicado, el detective en sede judicial tiene un papel de testigo de unos hechos que se han producido, pero también, y en función de la materia, puede actuar como perito.

Pongamos un ejemplo de lo señalado. Imaginemos el caso de una investigación donde va a ser necesario aportar un informe pericial sobre una extracción de datos realizada sobre un teléfono móvil para comprobar la veracidad de unas conversaciones de “whatsapp”. En este caso, si el detective cuenta con la formación universitaria y la acreditación correspondiente para actuar en calidad de perito informático, podrá este emitir él mismo ese informe pericial como perito y actuar como tal en sede judicial.

¿Por qué no puede un detective investigar crímenes u otros delitos?

La Ley de Seguridad Privada indica que un detective privado tiene prohibida la investigación de delitos ya que ese tipo de indagaciones corresponden exclusivamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Si durante su investigación el detective se encontrase con pruebas de que se está cometiendo un delito, deberá de ponerlo inmediatamente en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes para que continúen con la investigación.

La conclusión de lo expuesto es contundente. Los informes de los detectives privados pueden a tener un peso fundamental en cualquier proceso judicial, siendo en determinadas condiciones considerados como auténticos peritajes.

Entrada anterior
Preguntas frecuentes en una agencia de detectives
Entrada siguiente
¿Cómo detectar cámaras y micrófonos ocultos?
Menú
Call Now Button